Biografía

Biografía

Nací en Esparraguera, cerca de la Montaña de Montserrat, en el Día del Corpus, el 15 de junio de 1933, una efeméride que no se ha repetido hasta ahora en el calendario litúrgico regido por las lunas. Soy el tercero de una familia numerosa (nueve chicos y tres chicas), de padre ebanista y madre maestra, quien dejó el ejercicio de su profesión una vez casada y con familia numerosa. Es una manera de decir, que no he ido nunca a la escuela, lo he aprendido todo —como quien dice— bajo la mesa, mientras mi madre enseñaba a leer y escribir a los dos hermanos mayores. Luego nos preparó a los tres juntos para hacer el ingreso y primer curso de bachillerato por libre, nos trasladamos a Barcelona para continuar el bachillerato en el instituto Balmes en el año 1944. Al finalizar el tercer curso ingresé en el Seminario Menor de la Conrería para iniciar un plan de estudios completamente diferente de cara a ser capellán. El latín era la asignatura troncal y el griego me enamoraba, así como las matemáticas. En el Seminario Conciliar de Barcelona cursé tres años de filosofía y cuatro de teología. Me ordené de presbítero en el año 1957. Amplié los estudios de teología en la Universidad Gregoriana de Roma, con una licenciatura, el año 1959. Después de un breve paréntesis en el que impartí clases en el Seminario Menor, volví a Roma para hacer una licenciatura en Teología Oriental en el Pontificio Instituto de Teología Oriental y preparar el doctorado con la tesis sobre Orígenes que me dirigió el P. Antonio Orbe. Al acabar el tercer año, obtuve una beca de la fundación Alexander von Humboldt para llevar a término una investigación sobre Orígenes en la Facultad Católica de Teología de la Universidad de Münster bajo la supervisión del Prof. Bernard Kötting que culminó en la defensa de la tesis en Roma el año 1968 y la posterior convalidación en Alemania. El Prof. B. Kötting me propuso ser uno de sus dos asistentes en la Cátedra de Historia de la Iglesia Antigua y Patrología, hasta que en el año 1971 decidí volver a Barcelona e incorporar-me a la incipientemente erigida Facultad de Teología de Barcelona, Sección St. Pacià. Durante casi una década fui alternando la docencia entre Barcelona y Roma, tanto en el Instituto de Teología Oriental como en el instituto patrístico Augustinianum. Soy fundador y he sido director de la Revista Catalana de Teología a partir del año 1975 hasta mi jubilación. El paso de la patrística a la Biblia fue debido a un seminario de búsqueda que dirigí en el Oriental sobre las profecías dispersas en los escritos de los Padres griegos tomando como referencia las profecías contenidas en los Hechos de los Apóstoles de Lucas. En seguida me di cuenta de que en el aparato crítico de los Hechos no figuraban algunas que no habían sido asumidas en el texto y que, entre otras, eran atestiguadas por un antiquísimo manuscrito uncial, el Códice D (Beza), un códice bilingüe, griego y latino, de finales del s. iv. Después de escribir varios libros y numerosos artículos sobre la doble obra lucana, emprendí un comen­tario en catalán a los Hechos de los Apóstoles en cuatro volúmenes. Cuando estaba ya ultimando el tercer volumen, participé en el primer coloquio internacional sobre el códice Beza que tuvo lugar en Lunel (França, 27-30 juny, 1994). Fue allí donde conocí a la Dra. Jenny Read-Heimerdinger que acababa de defender su tesis doctoral sobre el análisis del discurso en los Hechos de los Apóstoles partiendo del Códice Beza. Al darnos cuenta de que coincidíamos en muchos puntos importantes, decidimos emprender conjuntamente un Comentario a los Hechos de los Apóstoles en inglés en cuatro volúmenes. La edición inglesa ha sido traducida al castellano en dos volúmenes. (El mensaje de los Hechos de los Apóstoles en el Códice Beza, Una comparación con la tradición Alejandrina. Editorial Verbo Divino 2010). Llevamos más de dos décadas de estrecha colaboración y proponiendo al mundo científico una nueva manera de leer e interpretar la obra que Lucas dirigida a Teófilo. Por primera vez se han reunido el Evangelio de Lucas y los Hechos de los Apóstoles en una sola obra pensada en dos volúmenes, la Demostración a Teófilo que Lucas le envió, un volumen tras otro, para demostrarle que Jesús fue el Mesías de Israel rechazado por los dirigentes judíos (entre ellos por su padre Anás y su cuñado Caifás), pero que, al resucitar, había abierto las puertas del Reino de Dios a toda la humanidad. La obra ha sido traducida al castellano y al inglés. Uno de los frutos más maduros de la nuestra estrecha cola­boración y que podríamos considerar como la guinda es la Sinopsis evangélica del texto de Mateo, Marcos y Lucas, donde se comparan las respectivas variantes textuales de los códices Beza y Vaticano. Últimamente he intentado descubrir el tipo de texto que utilizo Ireneo a finales del siglo segundo al componer su obra Contra los herejes comparando el texto latino (del griego se conservan tan solo fragmentos) con el que nos ofrecen los códices Vaticano y Beza. En el momento presente, continuo vinculado a la Facultad de Teología dirigiendo el Seminario de Teología de los escritores prenicenos.

Como podréis comprobar en la web, al lado del trabajo de investigador, inherente a mi persona, he dedicado un espacio considerable a la tarea pastoral, sobre todo a la que he desarrollado en Reixac, donde desde hace casi cuarenta años formo parte de una comunidad abierta a cuantos se interesan por tener un conocimiento más profundo de los evangelios y comparten con nosotros la eucaristía de los domingos. Por iniciativa del rector de Montcada, Josep María Juan-Torres, que hizo restaurar la casa rectoral de la iglesia románica de St. Pere de Reixac (S.XI) que estaba en ruinas, se unió a St. Pere una pequeña comunidad procedente del Císter, integrada por cuatro monjas, Esperança, Elvira, Carme y Maria Dolors, que vivían en el piso de arriba, y la formada por nosotros, el rector, su madre Josefa y Antonia quien cuidaba de la casa, en la planta baja. El jardín, donde abundan los rosales, las hortensias y las orquídeas, así como el huerto donde crecen toda clase de árboles frutales forman parte integrante de mi vida. También desde hace más de cuarenta años he participado anualmente en el campamento de vacaciones del Centre Excurxionista de Catalunya, recorriendo prácticamente todo el Pirineo y parte de los Alpes. La fotografía ha sido una gran fuente de inspiración y una manera de plasmar mis intuiciones desarrollando mi innata capacidad creativa. El hecho de conjugar la actividad científica con la pastoral dirigida a personas que se interesan en conocer a fondo la persona y el mensaje de Jesús está dando frutos en las dos direcciones. Los textos cobran color y sabor cuando son explicados y comentados; la sintonía con las personas interesadas en ello revela aspectos que un estudio meramente sistemático del texto no descubriría nunca. La razón es muy sencilla: los evangelios son plasmaciones de un anuncio gozoso comunicado primeramente de palabra y puesto después por escrito o escritos dirigidos a una comunidad creyente, como es el caso del Evangelio de Juan, o a un personaje relevante que se ha preguntado si Jesús era realmente el Mesías de Israel, como es el caso de la obra de Lucas dirigida a Teófilo, que fue sumo sacerdote unos años después de la muerte de Jesús en la cruz acusado de haber pretendido ser el rey de los Judíos.

 

 

Conversaciones con el Biblista Josep Rius-Camps

 

269   268    267

Flor cultivada por Josep Rius – Camps